Aspectos Básicos para Coleccionar Magic: The Gathering u otros juegos de cartas

Con el pasar del tiempo y varios estudios han demostrado que el ser humano tiende a coleccionar cosas de lo cual siente atracción, hay colecciones de piedras, plantas, pinturas, estampillas de correo, vasijas de la dinastía Ming y por supuesto Magic: The Gathering.

Cada coleccionista entiende que debe de proteger aquello que está coleccionando y por supuesto los métodos de protección son diferentes para cada cosa. Lo que nos lleva a Magic: The Gathering u otros juegos de cartas, en este artículo conocerás aspectos básicos para dar comienzo a una colección y recomendaciones para su cuidado.

Conociendo Magic: The Gathering

MtG es un juego de cartas del tipo TCG (Trading Card Game) por tanto coleccionable, se puede jugar, pero además ofrece varias maneras de coleccionarlo como la numeración de las cartas por expansión y cartas con arte alternativos, acabado foil y más. Así pues, lo primero en que debes pensar es: ¿qué voy a coleccionar de Magic: The Gathering?

Lo normal es coleccionar toda una expansión de MtG siguiendo la numeración de las cartas o, coleccionar un tipo de criatura como; ángeles, dragones, trasgos, perros o gatos, puedes coleccionar tipos de permanentes, por artistas, por errores de impresión, etc. Y si quieres ponerlo más difícil puedes coleccionar toda una expansión FOIL, cartas arte completo, sin borde, etc.

Dependiendo que elijas será la dificultad de la empresa. Pero es importante saber qué vas a coleccionar y apegarse a ello. De otra manera tu colección no tendrá sentido y carece de final.

Ahora para conseguir las cartas que buscas puedes utilizar varios métodos como; intercambio, compra y/o abriendo material sellado. Cada uno con sus pros y contras que no trataremos aquí, pero te recomendamos utilizarlos todos.

Ahora bien, una vez ya sepas que vas a coleccionar o ya tienes la colección completa es hora de proteger y cuidar tus preciadas cartas.

Recomendaciones para cuidar nuestra colección (es)

Primero: Busca una carpeta adecuada para guardar tu colección. Puede ser cualquiera siempre y cuando sea de marcas reconocidas que ofrecen calidad y resistencia. Las hojas de las carpetas hay varias, pero se recomienda las laterales ya que evitan que las cartas se caigan de la carpeta o alguien saque alguna carta fácilmente. Debe de haber suficientes hojas para contener la colección entera y algunas de más por si acaso.

Ordenar las cartas aquí es importante, si la colección es de una sola expansión entonces ordena por número de las cartas, si no es así entonces planifica cómo vas a ordenarlas para tener un control. Si estás coleccionando, por ejemplo, ángeles te recomiendo ordenarlos por número de la carta y por año de publicación.

Segundo: Una carpeta protege bien tu colección, pero nunca está de más añadir más protección. Compra protectores Perfect Fit de marcas reconocidas. Coloca a cada carta un protector y de vuelta a la carpeta.

Tercero: Cuando estás en proceso de coleccionar vas a querer llevar la carpeta contigo siempre para verificar qué carta te hace falta. Andar por ahí con el “total” de la colección estás poniendo en riesgo todo tu esfuerzo en caso de pérdida. Lo mejor es que imprimas una lista de control de qué tienes y/o qué te hace falta.

Cuarto: Constancia y dedicación, no es fácil llevar una colección es difícil completar una sola expansión y eso que es finita en comparación a coleccionar algo que nunca verás el final como por ejemplo coleccionar dragones. Entonces lo importante es siempre continuar y atesorar lo que has logrado, y lo que vendrá a futuro. A mí me tomó tres años y medio coleccionar Innistrad (original) completa FOIL, así que ánimo.

Estos son cuatro aspectos básicos clave para iniciarse en el mundo de la colección de Magic The Gathering y que se aplica igual a otros juegos de cartas. Espero que les sea de mucha utilidad y puedan lucir de forma elegante sus colecciones.

Producto agregado a la Wishlist